Corte a Fuego
Volviendo al origen

Desde Brasil nos llega un nuevo tratamiento dispuesto a revolucionar la peluquería.
Este tratamiento empezó a realizarse en el antiguo Egipto y fué una técnica muy utilizada en los años 60.
Es un proceso en el que la llama cauteriza el pelo, haciendo que los nutrientes queden en su interior y eliminando las puntas partidas.
Este tratamiento está indicado para cabellos muy dañados que necesitan una profunda reparación. Por lo tanto si lo cuentas con un par de puntas partidas, este proceso no es recomendable para tí. Este tratamiento puede realizarse cada mes y medio.

¿Cómo se realiza?
Antes de todo lo importante es recalcar que la velaterapia debe ser echa por un profesional, ya que requiere una técnica muy depurada para que sólo las puntas dañadas sean quemadas por el fuego.
Lo primero que se hace es enrollar el cabello en mechones y haremos que salgan las puntas abiertas, estas serán las que se quemen.
Después de realizar este proceso en todo el cabello, el estilista corta con la tijera y mucha paciencia, mecha a mecha las puntas que puedan seguir deterioradas.
Para terminar se realiza una hidratación profunda mediante colágeno.

¿Qué se consigue?
Los resultados que se esperan obtener con la velaterapia son un cabello más hidratado, más suave, docil y sin puntas abiertas, sin modificar ni la forma ni el largo del cabello.
Sólo existe una única norma para el posterior cuidado en casa, y esta es aplicarse en todos los lavados hidratación.

Si quieres más información sobre este sorprendente tratamiento puedes acercarte a nuestra peluquería en Burgos y te asesoraremos en lo que necesites.